La extraña presentación de Crudos, Sucios, Sangrientos

Presentación: Crudos Sucios Sangrientos… y entre amigos

         Una rubia y un patán se conjuran para escribir un libro a cuatro manos, esperan para presentarlo al día más lluvioso y desapacible que ha dado Murcia, optan por una librería y no por un bar o un campo de fútbol, se dejan en casa el cable para conectar el book tráiler crudo, sucio y sangriento… y aún encima invitan a un personaje como Javier Ruiz para que les dedique unas palabritas a los dos o tres centenares de personas, a lo mejor el término centenares no procede, que se desplazan hasta la librería en cuestión.

Presentación Crudos Sucios Sangrientos en Murcia
Presentación Crudos Sucios Sangrientos en Murcia

Y, claro; el tío Javi obró según su naturaleza, carente por completo de la más elemental morigeración, y cuando se vio con un micro delante y una botella de bebida transparente al alcance de la mano profirió semejante discurso (en el que me he permitido introducir algunas acotaciones para ilustrar al buen lector):

         Buenas tardes (se saca la mano de la bragueta, enciende un cigarrillo, se da cuenta de que está en una librería, recuerda además que no fuma, echa el pitillo en el vaso, se bebe el vaso):

         “El libro de Cristina Selva y Antonio (el muy huevón no recordaba ni mi apellido) me parece una auténtica basura desesperante. Está plagado de lugares comunes, lleno de faltas de ortografía (tacha la hache que había puesto antes de ortografía) y excesos propios de la chavalería de un instituto de maleducados. Les recomiendo a ambos autores que lean un poco más a los clásicos, que dejen de ver programas de Jiménez del Oso (la audiencia de menos de cuarenta años planteándose quién será ése del oso) y, sobre todo -como dice un personaje de Kubrick-, que follen más” (aplauso entusiasta de Antonio, a ver si alguna groupie toma nota).

         Con la voz temblorosa, Javier Ruiz, humilde periodista de la SER en Murcia, se atrevió por fin a tirar de la manta ante el asombrado respetable que le escuchaba en la librería Diego Marín. No negaré que hubo algunos aplausos.

         Aplausos que callaron cuando Ruiz enseñó las cabezas cortadas y sangrantes de Antonio y Cristina.

Selva y Beltrán con su criatura
Selva y Beltrán con su terrorífica criatura

 

Lentamente las dejó encima de la mesa, junto a sus notas. Como si fueran dos pisapapeles de una tribu de jíbaros (con be, huevón).

         Sólo unos minutos después de salir a la palestra de esta guisa, el teniente Eleuterio Ramírez, acompañado de varios guardias civiles, irrumpió en la librería cual Tejero (¡otro Tejero!, imploró alguien desde la sección de libros de autoayuda) para detener a Ruiz. Alguien había llamado a la Benemérita.

Crudos Sucios Sangrientos en Librería Diego Marín, donde tuvo lugar la presentación
Crudos Sucios Sangrientos en Librería Diego Marín, donde tuvo lugar la presentación

El periodista no opuso resistencia. Se limitó a vomitar su última comida caliente -un rico cocido madrileño- en el uniforme del teniente y desmayarse.

         -¿Que por qué lo hice? -preguntó el plumilla ante el juez, meses después…

         “…porque durante dos semanas, desde que me encargaron la presentación del libro, los dos temibles autores me han hecho la vida imposible. Cristina aprovechó el día en que vino a la radio a traerme el libro para insertarle entre sus páginas un poderoso alucinógeno que me hizo creer que los relatos eran Poderosos Mágicos y Subyugadores.

 

Cristina tras descubrir la enésima falta de ortografía en los textos de Antonio...
Cristina Selva tras descubrir la enésima falta de ortografía en los textos de Antonio…

 

“Ese mismo día, Antonio aparcó un Land Rover negro en mi puerta y, todavía atolondrado, me llevó a una instalación secreta del Gobierno. Allí me insertaron varias sondas anales (a tal señor, tal honor) y bucales mientras una cinta repetía en bucle el relato titulado La chica que amaba a Stephen King, leído por el ex ministro Álvarez-Cascos.

         “Durante las pruebas, al otro lado de un gran cristal les veía a los dos respondiendo los e-mails (iba a decir emilios, el muy cuñao) que reciben de incautos lectores en crudosysangrientos@gmail.com… Cristina los lee mientras se baña en leche de cucaracha mientras asegura que es buena para la piel, y Antonio… ¡ay, Antonio! Antonio los lee desnudo dentro de una pila gigante de fregar a mano mientras restriega su pequeña estilográfica (mentira cochina y envidia rastrera) con jabón Lagarto. Esa imagen sustituirá a Moby Dick en mis pesadillas.

         “En fin, que así estuve recluido hasta mi huida. Me obligaron a leer Crudos Sucios Sangrientos dieciséis veces al día, y Cristina me lo recitaba al oído mientras dormía (y cómo ronca el huevón).

         -Señor juez -concluyó el periodista (se refiere a él, aquí cualquiera se titula de periodista y cristiano viejo)-. No me quedó más remedio que matarles…

         “Eso sí; el libro es una maravilla… si lo lees seiscientas dieciséis veces”.

 

Quis talia fando -que en latín viene a significar Después de vomitarlo-, Javier se tomó del trago media botella de agua, escupió con saña sobre las obras de Jiménez Losantos al ver que no era vodka sino agua, se giró hacia nosotros esperando nuestros aplausos y le cambió la cara al ver que yo le llamaba Caranchoa aunque le expliqué de inmediato que se trataba de un experimento sociológico. El resto… el resto ya lo habéis visto en las redes sociales, aunque me he molestado en pixelarle el careto (y he dejado al ordenador sin píxels).

Javier Ruiz, periodista en Radio Murcia, Cadena Ser
Javier Ruiz, periodista en Radio Murcia, Cadena Ser

 

En serio, GRACIAS Javier Ruiz; gracias, amigo, por ayudarnos a Cristina y a mí en nuestra primera presentación pública. Un relato simpático que fue la introducción a una tertulia que creo que interesó a las docenas de personas que acudieron, a lo mejor aquí sobra una ese, y en la que nosotros, desde luego, nos lo pasamos genial.

             El tráiler del libro (ojo, da mucho miedo):

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s